Las clases son impartidas por profesores nativos especializados en cursos intensivos de inglés para estudiantes extranjeros, en las que la idea primordial es la práctica del idioma.

Todos los participantes completan un test de nivel, que ayuda a su distribución en un mínimo de tres niveles distintos: elemental, intermedio y avanzado.

En el curso general se imparten tres clases diarias durante cinco días a la semana, en grupos reducidos, con un máximo de 12-15 estudiantes por aula.

Claves de éxito